domingo, 23 de septiembre de 2012

Resident Evil: Retribution


Muchas veces, cuando se hace el análisis de alguna serie, película, cómic o videojuego, nos quejamos y le hechamos desde antes de verlo, pues decimos que ya son muchos, que si los personajes no se parecen, que si es mala adaptación, etc. Creo que cuando se ve algo, uno debe estar consiente y olvidar todo lo demás. En este caso, ya sabemos que desde la primer película de Resident Evil, iba a tomar un camino muy diferente al de los videojuegos y que se iba a hacer de guiños o personajes, pero nada más. Tiene su propia identidad. En las siguientes películas, las quejas eran las mismas, siempre en una tras otra. Yo creo que esas personas no tendrían por qué quejarse de cosas que ya saben y que mejor vean la película a como lo que es. Esto pasa mucho en las pelis de superhéroes y en cada nueva edición es la misma discusión.

El viernes pasado llegó a nuestro país (México) la nueva cinta de Resident Evil, la subtitulada Retribution o La Venganza, como se le conoce aquí. Como les comenté arriba, fui a verla con la mente abierta, pues lo que más me interesaba era la anunciada y muy escondidita aparición de Leon, la cual fue a como yo me imaginaba. Además de que en cada episodio, el estado del planeta se va empeorando y cada vez hay más caos, cada vez veo muy difícil de qué inventarán y siempre salen con algo nuevo. ¿Lo lograron en esta quinta entrega?


Antes de responder eso quiero recomendarles esta peli en 3D y no es porque la haya visto así. Yo la miré en VIP y por lo que me di cuenta, está diseñada completamente para verse en tercera dimensión, pues tiene escenas y momentos que me hicieron desear haber entrado en la 3D. La entrega pasada la miré con ese efecto y en verdad era muy bueno, supongo que para esta lo mejoraron de alguna manera.

En esta película, la historia parte del momento justo en que terminó la cuarta parte, pero las cosas avanzan muy rápido y de repente nos encontramos en una película con mucha acción. Después de ser capturada por Umbrella, Alice debe encontrar la manera de escapar aunque tenga que hacer extrañas alianzas, pues algo más devastador los espera en el exterior. Los zombies más agresivos que nunca, además no dejan de lado a los mutados como los Lickers o el Verdugo, el cual les quedó de lujo. La trama es un poco complicada por momentos y la veo sólo como un pretexto para lo que se viene. 


Creo que los personajes están muy forzados, salvo por Alice, que es la que ha liderado este proyecto desde la primera parte, muchos quedan a deber y siento que pudieron tener cualquier nombre y hubieran funcionado igual. Las chicas, por cierto, ¡son hermosas! Tanto Alice como Jill lucen espectaculares, chicas a las que les va muy bien sus respectivos trajes. Otros personajes sacados del videojuego son Leon, Barry y Ada, que para mi gusto dejaron a deber tanto en interpretación como en personajes en sí. Ninguno resalta más de lo que podríamos esperar de ellos y su aparición no es justificada. La música por otro lado es fantástica y es de lo que más me gustó de la película. En las escenas de acción es perfecta y también en los momentos dramáticos, además un súper punto le tengo que dar a la escena de introducción, porque desde la cuarta parte ha sido buenísimo. 

Ya para terminar, en general me pareció algo corta (¡porque lo es!) y forzada, no se me hace que tenga el nivel de las películas anteriores, en especial la tercera y cuarta parte, que son mis favoritas. Sin tomar en cuenta que es Resident Evil, como película y al ser una quinta parte, creo que nos quedó a deber, pues me hubiera gustado que pasaran cosas más relevantes y no sólo que haya sido un puente para la sexta parte. También el hecho de que hayan revivido personajes de las primeras películas sin justificación buena, es algo que no me gusta del todo.

2 comentarios:

oscar dijo...

He visto un pedacito de la primera, el principio de la segunda y de las otras nada. No sé si se entienda bien ésta sin conocer las anteriores, pero prefiero verlas en orden

diego_5060 dijo...

Es lo más recomendable.